Sopa i peli: un plan culinario-cultural en la noche del martes

Haces unos días tuve la oportunidad de asistir al proyecto Sopa i peli, una propuesta original  y absolutamente deliciosa, en la que se fusionan la cultura con la comida. ¿ Qué mejor plan para un martes por la noche?

Durante un par de meses, uno de mis amigos de la universidad, nos comentaba que los martes se iba al  Cabanyal a cenar sopa. Nos resultaba cómico y a la vez curioso, imaginarnos a nuestro compañero yendo a otro barrio en la ciudad solo para comer sopa con desconocidos, un día cualquiera entre semana. Pero, finalmente, un día me dispuse a escuchar realmente lo que este proyecto tenía que ofrecer: Manel, el amigo en cuestión, me explicó que se trataba de una fusión de cultura y cocina, donde cada semana podías cenar una sopa casera distinta y, a continuación, disfrutar de un documental que trataba esta misma temática, la de la comida o los alimentos. Desde ese momento, la idea de asistir a una de estas noches de Sopa i peli, se volvió mucho más atractiva para mi y decidí asistir la semana siguiente junto con Manel.

whatsapp-image-2016-12-17-at-00-42-34
La “sopa”del día: crema de alcachofas, con morcilla, cebolla caramelizada, huevo frito y rúcula picante. Fuente: Propia

Mi experiencia/cena del martes fue de lo más enriquecedora y diferente. El evento se celebra en La col.lectiva, un edificio autogestionado por diversas asociaciones, entre ellas la Asociación Cos, formada por un grupo de trabajadores culturales que llevan a cabo este tipo de iniciativas. Esta situado en la calle Cura Planells, en el corazón del barrio del Cabanyal y a pocos minutos de la estación de cercanías.

La receta de la sopa cambia cada semana, y utiliza ingredientes de proximidad además de ser cocinada de forma totalmente casera. En mi caso esa noche no pude degustar sopa, sino una crema de alcachofas, porque ,como comentó la cocinera y organizadora, a la gente no le gusta chupar la hoja, debido a que esta es una verdura que a veces puede resultar difícil de masticar.  A la crema podías añadirle más ingredientes a parte, la mayoría aportados por los asistentes a la cena, como morcilla, cebolla caramelizada, rúcula picante ecológica y huevo. También gracias a los colaboradores, podías disfrutar de unas sabrosas mandarinas de temporada como postre. El precio de la cena es de tres euros, para costear los alimentos y la elaboración, además de un pequeño donativo extra si bebes vino o cerveza.

Después de cenar y con el estomago bien lleno, llega el momento de dar paso al ciclo de cine. Durante el mes de diciembre, las proyecciones tratan la antropofagia (un tema más interesante que apetitoso) y se proyectaron en total diez cortometrajes, que no duraban más que un par de minutos. El público puede sentarse en las alfombras del suelo, con mantas y cojines en los días más fríos, en las sillas o en un sofá, que se encuentra muy demandado los días de mayor asistencia.

corto-comida
Fotograma del corto checo Jidlo. Fuente: IMBD

No veo el momento de volver a sacar tiempo para asistir otra noche de martes a Sopa i peli, donde la cultura y la comida convergen en una interesante experiencia, además de conocer gente distinta en cada ocasión o entablar relación con los más adeptos a este proyecto. Y si os sentís inseguros por el hecho de asistir sin conocer a nadie, no os preocupéis, ya que el ambiente es totalmente acogedor e integrador. Así que ya sabéis ¿os hace una sopa el martes en el Cabanyal?

whatsapp-image-2016-12-17-at-00-42-02
La mesa durante la cena en La Col.lectiva. Fuente: Propia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s